El Rey Abdalá II da la bienvenida al Papa Francisco a Jordania, ¨Tierra de Fe, Tierra de Fraternidad¨

Amán | Su Santidad el Papa Francisco llega a Jordania, en su primera visita papal a Tierra Santa, trayendo mensajes de tolerancia, paz y convivencia.

La visita marca 50 años de visitas papales al Reino Hachemita y el vigésimo aniversario de las relaciones diplomáticas entre Jordania y el Vaticano.

A su llegada, Su Santidad fue recibido por Su Alteza Real el Príncipe Ghazibin Muhammad y una serie de dignatarios y miembros del clero local.Posteriormente fue recibido por Sus Majestades el Rey Abdalá II ibn Al Hussein y la Reina Rania Al Abdalá y el Príncipe heredero Hussein II ibn Abdalá en el Palacio Al Husseinieh en Aman. 


 

En el Palacio Al Husseinieh tanto Su Santidad el Papa y el Rey Abdalá intercambiaron regalos y discutieron las relaciones entre Jordania y el Vaticano expresando su preocupación común por el fortalecimiento del diálogo entre musulmanes y cristianos. 

El Papa Francisco también se reunió con autoridades gubernamentales, líderes musulmanes y cristianos y miembros del cuerpo diplomático.

En nombre de todos los jordanos, el rey Abdalá dio la bienvenida al Papa Francisco a Jordania, 'Tierra de Fe, Tierra de Fraternidad ", y expresó su aprecio por los mensajes del Papa de amistad y paz.

"Los musulmanes de todo el mundo aprecian su mensaje de estima y amistad. Además de ser el sucesor de San Pedro, Su Santidad, se ha convertido en una conciencia para el mundo entero”. Dijo el Rey Abdalá. 

 "Desde que le nombraron Pontífice, usted nos ha recordado, con la palabra y los hechos, que" Pontífice" significa "constructor de puentes". Los Jordanos también están construyendo puentes" añadió el Rey Abdalá. 

"Aquí y hoy, los musulmanes y los cristianos están construyendo un futuro compartido, en el marco común del respeto mutuo, la paz y la devoción a Dios" Dijo el Rey Abdalá.

El Papa Francisco dio un afectuoso saludo al rey Abdalá y a los ciudadanos de Jordania, con la esperanza de que su visita ayude a avanzar en las buenas y cordiales relaciones entre musulmanes y cristianos en la región.

También elogió los esfuerzos de Jordania en la promoción de los valores de la moderación y la cohesión religiosa a través de sus numerosas iniciativas interreligiosas.  

"Aprovecho esta oportunidad para reiterar mi profundo respeto y estima por la comunidad musulmana y mi reconocimiento por el liderazgo de Su Majestad el Rey en la promoción de una mejor comprensión de las virtudes enseñadas por el Islam y de un clima de convivencia serena entre los fieles de las diferentes religiones. Estoy agradecido de que Jordania haya apoyado una serie de iniciativas importantes destinadas a la promoción del diálogo interreligioso y el entendimiento entre los judíos, cristianos y musulmanes ", dijo el Papa Francisco.

"La libertad religiosa es, de hecho, un derecho humano fundamental y no puedo dejar de expresar mi esperanza de que se mantenga por todo Oriente Medio y el mundo entero", dijo Su Santidad.  

"Me gustaría ofrecer un afectuoso saludo a las comunidades cristianas presentes en este país desde los tiempos apostólicos, contribuyendo al bien común de la sociedad de la que forman parte plenamente. Aunque los cristianos de hoy son numéricamente una minoría, su presencia es importante y valorada en los campos de la educación y en el área de la salud, gracias a sus escuelas y hospitales. Ellos son capaces de profesar su religión en paz, y en un clima de respeto a la libertad religiosa ", continuó el Papa Francisco.

En consonancia con sus valores de  moderación y cohesión religiosa, Jordania encabeza numerosas iniciativas intra e inter-religiosas de fe con el fin de promover el pluralismo en Jordania, la región y el mundo. Estas iniciativas se han ganado el reconocimiento internacional por su impacto en la promoción de las relaciones más estrechas entre musulmanes y cristianos.

Después de su reunión con el rey Abdalá, el Papa Francisco se dirigió al Estadio Internacional de Ammán en la Ciudad de la Juventud Al Hussein donde un público emocionado de 30.000 personas, en su mayoría cristianos de Jordania y Oriente Medio, esperaban que diera la Santa Misa.

Los miembros del público gritaban "viva el Papa" y ondeaban las banderas de Jordania y el Vaticano, además de las banderas de sus países de origen; El Líbano, Irak, Egipto, Siria, España, Italia, Argentina y Francia.

"Mis amigos y yo estamos entusiasmados con el primer viaje del Papa Francisco a un país árabe. Espero que ore por la paz para todos los árabes" dijo Rami de 25 años que está de visita en Jordania con un grupo de 20 amigos para ver al Papa.

"He llegado esta mañana y me marchare mañana. Espero que su visita le traiga paz a la región y esperanza a los cristianos en el mundo árabe "dijo Maya Abu Zeid del Líbano. 

A su llegada, el Papa Francisco recorrió el estadio en un vehículo descubierto, y celebró una misa de dos horas durante la cual dio la primera comunión a 1.400 niños.

“Este es un día muy especial” dijo Dana Ayyash de 10 años quien acababa de recibir su primera comunión.

“Estoy muy contenta de haber celebrado mi primera comunión con el Papa Francisco y en el día de la independencia de Jordania,” añadió Maya Gammoh de 8 años.

Una vez que la Santa Misa concluyó el Papa Francisco se dirigió al lugar del bautismo, en Betania al otro lado del Jordán, donde fue recibido por el rey Abdalá. 

Los mejores investigadores, líderes religiosos y mundiales reconocen Betania al otro lado del Jordán, como el sitio bíblico donde Juan bautizó a Jesús. Cada año, alrededor de cien mil visitantes de todas las diferentes confesiones y religiones peregrinan al lugar donde Juan Bautista vivió durante 20 años.

Durante su visita en Betania al otro lado del Jordán, el Papa Francisco bendijo las aguas del rio Jordán y realizo una peregrinación idéntica a la de sus predecesores.

También celebró una reunión con unos 400 refugiados jóvenes sirios e iraquíes además de niños con discapacidades para arrojar luz sobre la difícil situación de los refugiados y de las personas con minusvalías.

"A pesar de vuestras dificultades en la vida, vosotros sois un modelo de esperanza. Vosotros tenéis un lugar en el corazón de Dios y en mis oraciones. Estoy agradecido de que muchos de vosotros estéis aquí, y agradezco vuestra calidez y entusiasmo "dijo el Papa Francisco dirigiéndose a ellos.

Su Santidad también enfatizó los esfuerzos que Jordania como país anfitrión está realizando, urgiendo a la comunidad internacional a que les apoyen aún más. 

"Doy las gracias a las autoridades jordanas y a su gente por la generosa acogida que han brindado a la inmensa cantidad de refugiados de Siria e Irak. También quiero agradecer a todos aquellos que les ofrecen asistencia y solidaridad" dijo el Papa Francisco.

"Ruego a la comunidad internacional que no deje a Jordania sola en la tarea de satisfacer la emergencia humanitaria causada por la llegada de tan gran número de refugiados, sino que continúen e incluso aumenten su apoyo y asistencia" añadió.

Jordania ha mantenido una política de puertas abiertas a las personas en situaciones de emergencia, incluyendo los palestinos, los iraquíes, y los sirios. Durante los últimos cuatro años, más de 600.000 refugiados sirios buscaron refugio en Jordania, uniéndose a los 700.000 sirios que ya residen en el Reino, lo que resulta en un aumento del 20% en la población de Jordania.

Dependiendo menos de las ayudas directas de la ONU y otros donantes, el 83% de los refugiados sirios viven dentro de las comunidades locales jordanas, causando una enorme presión sobre los recursos públicos, tales como la educación, la salud, el agua y la energía.

Tras la reunión, Su Santidad el Papa Francisco se fue a la Nunciatura Apostólica, la residencia de la embajada del Vaticano, para pasar la noche, en medio de las multitudes que le estaban esperando allí para darle la bienvenida.

Su Santidad el Papa Francisco se marchó de Jordania tras una oportuna visita cubierta por más de 1.000 periodistas.

Continuara su viaje de tres días en el territorio palestino e israelí, donde se reunirá con el presidente palestino Mahmoud Abbas y el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El Príncipe Ghazi Bin Mohammad acompañara a Su Santidad en Jerusalén mientras recorre los lugares santos islámicos y cristianos.

El Príncipe Ghazibin Mohammad fue en representación de Su Majestad el Rey Abdalá, que como el trigésimo primer descendiente  del Profeta Muhammad (que la paz sea con él), es el guardián de los lugares santos en Jerusalén. Su Custodia, reconocida por los palestinos y los israelíes, le da pleno derecho a ejercer todos los esfuerzos legales para salvaguardarlos y protegerlos.

El Papa Francisco deja Jordania llevándose los mensajes de paz de Su Majestad. Los mensajes son esenciales hoy en día, en un momento en el que la injusticia, el sectarismo y el extremismo van en aumento.

"Debemos ayudar a Siria a recuperar su futuro, acabar con el derramamiento de sangre, y encontrar una solución política pacífica. Sus acciones y su apoyo siguen siendo necesarios para ayudar a los palestinos e israelíes para resolver su largo conflicto. El statu-quo de 'justicia denegada "a los palestinos; miedo al prójimo; miedo al cambio; son el camino a la ruina mutua y no al respeto mutuo " Dijo el Rey Abdalá dirigiéndose al Papa Francisco.

"Reconociendo con gran dolor las graves tensiones en Oriente Medio, agradezco a las autoridades del Reino todo lo que están haciendo y les animo a perseverar en sus esfuerzos para lograr una paz duradera en toda la región. Esta gran meta requiere urgentemente una solución pacífica a la crisis en Siria y también una solución justa al conflicto Palestino-Israelí." Respondió el Papa Francisco.

Su Santidad el Papa Francisco y el Rey Abdalá se han reunido dos veces desde que le nombraron Pontífice el año pasado.

Mientras las relaciones diplomáticas entre Jordania y el Vaticano comenzaron oficialmente en 1994, fueron precedidas por décadas de contacto y actividades diplomáticas ejemplificadas por la visita del Papa Pablo VI a Jordania en 1964, seguida por la visita del Santo Papa Juan Pablo II en el 2000 y la visita del Papa Benedicto XVI en el 2009.