Encuentro con refugiados y discapacitados

Un refugio seguro

Los jordanos siempre han abierto sus brazos al otro en tiempos de adversidad, por ejemplo a palestinos, iraquíes y sirios, no obstante la presión sobre los recursos del país es enorme y limita sus capacidades.

En los últimos cuatro años, más de 600,000 refugiados de la guerra de Siria se han unido a los 700,00 sirios que residían en Jordania previamente, sumando el 20% de la población jordana.

El Campo de refugiados de Zaatari, ubicado en el noreste de Jordania, alberga alrededor de 200,000 sirios y es el segundo campo más grande del mundo. En mayo de 2014, ACNUR  abrió un nuevo campamento en Azraq, a 100 kilómetros de Amán, con un aforo de 130,000 refugiados, añadiendo una nueva presión a los recursos limitados de Jordania.

Dependiendo menos de las ayudas directas de la ONU y con la asistencia de otros donantes, el 83% de los refugiados sirios viven dentro de las comunidades locales jordanas, ejerciendo una presión enorme sobre los recursos públicos como la educación, la atención sanitaria, el agua y la energía.

La asistencia extranjera, siendo apreciada, sólo cubrió el 39% de los costes para hacer frente a la rápida afluencia de refugiados. Según un resumen provisional de la ONU, la cantidad total requerida para que Jordania mitigara el impacto de los refugiados en 2014 sería 2.8 billones de dólares.

Dentro de los refugiados sirios en Jordania hay alrededor de 20,000 cristianos.

Su Santidad el Papa Francisco celebrará una reunión especial con los refugiados de Siria e Iraq, así como con personas discapacitadas para llamar la atención sobre su situación precaria.

Ayuda humanitaria

Jordania es un país líder en los esfuerzos de paz y seguridad tanto a nivel regional como internacional.

A pesar de ser un país pequeño, con recursos limitados, una parte significativa del personal militar de Jordania participa en operaciones de Naciones Unidas de mantenimiento de paz, demostrando el compromiso global del país con la paz y la estabilidad.

Asimismo, Jordania envió hospitales de campaña a zonas en conflicto y a áreas afectadas por desastres naturales, extendiendo ayuda a millones de personas en todo el mundo, sirviendo como ejemplo Iraq, Cisjordania, Gaza, Líbano, Egipto, Congo, Liberia, Etiopía, Sierra Leona y Pakistán.

En la actualidad, la Organización de Caridad Hachemita de Jordania (JHCO) proporciona ayudas humanitarias directas a los países afectados, durante y después, por conflictos y desastres naturales. Desde su establecimiento en 1990, JHCO ha proveído ayuda a personas necesitadas en más de 34 países en el mundo.

Los jordanos participan con frecuencia en actividades de caridad, como la creación de bancos de ropa, recogida de donaciones en efectivo y organización de eventos para recaudar fondos con el fin de apoyar a los necesitados dentro y fuera de Jordania.

Sus esfuerzos complementan una amplia red de instituciones gubernamentales y organizaciones civiles y religiosas que trabajan para satisfacer las necesidades de los refugiados y de los sectores más vulnerables de la sociedad.